Ir a 2015 Ideas para cambiar el Mundo
      home



Los medios de comunicación y nuevas tecnologías como recursos didácticos en la educación para el consumo: el joven consumidor y la dieta equilibrada.

Por Francisco Rodríguez Mondéjar






98889
     
 

Francisco Rodríguez Mondéjar
Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación. Pedagogía.
Profesor del Departamento de Didáctica y Organización Escolar.
Facultad de Educación. Universidad de Murcia.
Paseo Rosales, 31 - 6º A. 30500 MOLINA DE SEGURA. (Murcia).
Tfno. 968 614081 - 968 611474 - 968 367787
Cpsmiguel01@accesosis.es

En esta comunicación explicamos la utilización de los Medios de comunicación y Tecnologías de la Información y Comunicación, en un centro educativo de la Región de Murcia como recursos didácticos en la educación de los contenidos transversales, más concretamente en el área de "Educación para el consumo".



1. INTRODUCCIÓN.

En el marco de la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo, los Reales Decretos que han establecido los currículos de las distintas etapas educativas definen unas enseñanzas que deben estar presentes a través de la educación moral y cívica, la educación para la paz, para la salud, para la igualdad de oportunidades entre los sexos, la educación ambiental, la educación sexual, la educación del consumidor y la educación vial.

La insistencia en que todos esos aspectos educativos han de estar presentes en la práctica docente confiere una nueva dimensión al currículo, que en ningún modo puede verse compartimentado en áreas aisladas, o desarrollado en unidades didácticas escasamente relacionadas entre sí, sino que aparece vertebrado por ejes claros de objetivos, de contenidos y de principios de construcción de los aprendizajes, que le dan coherencia y solidez.

Algunos de esos ejes están constituidos por las citadas enseñanzas, que son en definitiva, temas recurrentes en el currículo no paralelos a las áreas, sino transversales a ellas.

Alvarez (1994), manifiesta que estos temas deben atravesar e impregnar el currículo, no pudiéndose concebir estos como líneas paralelas que sin tocarse van introduciéndose en las áreas de manera ocasional, con mayor o menor intensidad dependiendo del interés del profesor, sino que las enseñanzas o temas transversales impregnan, de hecho, el currículo establecido en sus distintas áreas hasta el punto de que carece de sentido que el profesorado se plantee si, en un momento dado del trabajo del aula, está desarrollando un área determinada o un tema transversal concreto. La impregnación es recíproca: los temas transversales están presentes en las áreas y éstas también se hallan presentes en los temas.

Lucini (1994) incide en que los temas transversales son contenidos que han de desarrollarse dentro de las áreas curriculares, redimensionándolas en una doble perspectiva:

• acercándolas y contextualizándolas en ámbitos relacionados con la realidad y con los problemas del mundo contemporáneo, y a la vez,

• dotándolas de un valor funcional o de aplicación inmediata respecto a la comprensión y a la posible transformación positiva de esa realidad y de esos problemas.

Para Fernández (1999), los contenidos transversales emergen de las propias necesidades de nuestra sociedad e impregnan a todos los demás. Este tipo de contenidos debe ser tratado desde un prisma global, y nunca como algo parcial y puntual.

Hablar de enseñanzas transversales, en consecuencia, no es introducir contenidos nuevos que no están ya reflejados en el currículo de las áreas, sino organizar algunos de esos contenidos alrededor de un determinado eje educativo. Los contenidos curriculares de los temas transversales son objeto en la actualidad, de una fuerte demanda social: la sociedad pide que esos elementos estén presentes en la educación.

Se trata de contenidos valiosos, que responden a un proyecto válido de sociedad y de educación, y que por consiguiente, están plenamente justificados dentro del marco social en que ha de desarrollarse toda la educación, principalmente la educación obligatoria.

Los temas transversales tienen un valor importante no sólo para el desarrollo personal e integral de los alumnos, también para un proyecto de sociedad más libre y pacífica, más respetuosa hacia las personas y la propia naturaleza que constituye el entorno de la sociedad humana.

Puesto que han de impregnar toda la acción educativa, las enseñanzas transversales constituyen una responsabilidad de toda la comunidad educativa, especialmente del equipo docente. En particular, han de estar presentes en el proyecto educativo de centro, en el proyecto curricular de etapa, y en las programaciones que realiza el profesorado.

LA EDUCACIÓN DEL CONSUMIDOR.

La Educación del Consumidor debe ser un proceso permanente cuya finalidad es aportar al consumidor, de forma gradual, secuenciada y acorde a su nivel evolutivo, toda una serie de elementos cognitivos, procedimientos y técnicas de trabajo que le permitan desarrollar actitudes conscientes, cívicas y solidarias, sintiéndose satisfecho de actuar de forma responsable ante los hechos de consumo.

La Educación del Consumidor debe contribuir al desarrollo integral de los alumnos, dotándoles de conceptos, procedimientos y actitudes que posibiliten la construcción de una sociedad de consumo cada vez más justa, solidaria y responsable, capaz de mejorar la forma de vida de todas sus ciudadanos, sin deteriorar el entorno (MEC,1992; Gutierrez, 2000; Alvarez, 1994).

De ahí que la educación del consumidor debería:

• Posibilitar al alumno la adquisición de conceptos claros sobre su propia condición de consumidor, sus derechos y obligaciones como tal, el funcionamiento de la sociedad de consumo y los mecanismos de que dispone para actuar como consumidor informado.

• Dotar a los alumnos de procedimientos que le permitan investigar la realidad, profundizar en las formas más adecuadas para la utilización, uso y disfrute de los bienes, productos y servicios que se ofertan en el mercado y hacer posible la resolución de problemas y la autonomía a la hora de elegir.

• Potenciar la aparición de actitudes:

o Positivas ante su propia educación e información como consumidor.

o Críticas ante el consumismo, la degradación ambiental y los fenómenos que le piden comportarse de forma consciente.

o De responsabilidad en sus actuaciones como consumidor y de solidaridad para con el resto de los consumidores, valorando la importancia de asociarse.

o Y por último, de respeto ante las leyes que rigen la convivencia armónica y saludable de los consumidores.

Por tanto, entendemos la educación del consumidor no como la simple transmisión de información, sino como proceso de capacitación, que incluye el conocimiento acerca de las cosas, el conocimiento de cómo hacer las cosas y la resolución de problemas. Es decir, debe incluir objetivos que abarquen a la totalidad de los contenidos que configuran el papel del consumidor responsable y que se distingue por :

• Orientarse a la calidad de vida.

• Informarse de la organización del proceso de producción-consumo y sus consecuencias.

• Manejarse hábilmente en la situación adquisitiva.

• Consumir productos-servicios de forma racional y controlada.

• Evaluar las consecuencias que para sí mismo, la comunidad y el medio ambiente tienen las decisiones.

• Asociarse e intervenir comunitariamente para defender los propios derechos y modificar las condiciones que pueden afectarle.

• Tener una actitud crítica, solidaria y responsable ante las situaciones que se le presentan.

Al logro de estas características se dirigen todas las actuaciones de la comunidad educativa tal como se refleja en algunos de los Objetivos Generales del Currículo (MEC, 1992):

• Obtener y seleccionar información utilizando las fuentes en las que habitualmente se encuentra disponible, dotarle de forma autónoma y crítica con una finalidad previamente establecida y transmitirla a los demás de manera organizada e inteligible.

• Elaborar estrategias de identificación y resolución de problemas en los diversos campos del conocimiento y la experiencia mediante procedimientos intuitivos y de razonamiento lógico, contrastándola y reflexionando sobre el proceso seguido.

• Analizar los mecanismos y valores que rigen el funcionamiento de las sociedades, en especial los relativos a los derechos y deberes de los ciudadanos, y adoptar juicios y actitudes personales con respecto a ellos.

• Analizar los mecanismos y valores que rigen el funcionamiento del medio físico, valorar la repercusión que sobre él tienen las actividades humanas y contribuir activamente a la defensa, conservación y mejora del mismo como elemento determinante de la calidad de vida.

• Conocer y valorar el desarrollo científico y tecnológico, sus aplicaciones e incidencia en su medio físico y social.

• Conocer y comprender los aspectos básicos del funcionamiento del propio cuerpo y de las consecuencias para la salud individual y colectiva de los actos y de las decisiones personales y valorar los beneficios que suponen los hábitos del ejercicio físico, de la higiene y de una alimentación equilibrada, así como llevar una vida sana.

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN RELACIÓN CON LOS CONTENIDOS TRANSVERSALES.

Los contenidos transversales responden a demandas de la sociedad, y es en ésta donde existe una creencia de que los medios de comunicación social son en algunos casos culpables y en otros partícipes de dichas demandas tal como señala Fernández (1999).

De esta forma se constata la importancia que tiene, para el tratamiento educativo de los temas transversales, un acercamiento de la actividad del aula a los medios de comunicación y nuevas tecnologías.

Los profesionales de la educación a menudo se han quejado de la influencia negativa de los medios de comunicación social, de la competencia desleal de la televisión frente al trabajo que se realiza en las aulas, del empobrecimiento cultural y de la pérdida de tiempo y hábitos de estudio de los estudiantes.

Por ello coincidimos con Hernández (1996, 55), al afirmar que la escuela tiene como misión educar para la vida. Y como podemos apreciar constantemente, la vida actual, sea de nuestro agrado o no, es la vida de la "aldea global", de Internet, de los juegos informáticos, de las videoconsolas, en definitiva de los medios de la información y comunicación.

Los medios de comunicación permiten a los niños acceder a la información cotidiana, a los saberes socialmente significativos que les ayudan a conocer mejor la realidad social en la que están inmersos y, a partir de ahí, a comprender, interpretar y participar en esta realidad.

Es cierto que los medios de comunicación proponen una visión particular del mundo, pero estamos en una sociedad que depende cada vez más de los medios. Casi todo lo que conocemos del mundo nos llega a través de los medios que construyen una imagen de él y en virtud de ella, nosotros construiremos la nuestra (Fontcuberta, 1994).

Fernández (1999) considera que los medios masivos de comunicación, en su conjunto se convierten en instituciones básicas de la sociedad de consumo: homogeneizan comportamientos, transmiten novedades, sirven de sistemas de equilibrio y de regulación de la sociedad y son también el principal escenario de muchos de los conflictos sociales. Por ello deben ser un contenido educativo que no pueden faltar en ningún proyecto educativo, ya que nuestros alumnos no sólo conviven con ellos sino que los tienen como punto fundamental de referencia, convirtiéndolos en un factor omnipresente y determinante en el proceso de adquisición y transmisión de conocimientos.

Por ello coincidimos con Fernández (1999), cuando afirma que sólo con un buen conocimiento de los medios de comunicación social desde las edades más tempranas podremos hacer que nuestros alumnos accedan a esa tecnología.

De aquí que la alfabetización tecnológica e informática, son nuevas exigencias en la educación básica de los individuos, pues los medios de comunicación social están creando un contexto cultural nuevo, que de no integrarse en la acción educativa podría originar un divorcio cada vez más acusado entre realidad y escuela.

Por esto la comunidad educativa debe plantearse una serie de objetivos relacionados con la educación y los medios de comunicación y las nuevas tecnologías, tales como:

-  Objetivos generales:

o Conocer algunos Medios de Comunicación Social y su importancia como agentes transmisores de información.

o Utilizar los medios partiendo del análisis del mensaje que pretenden dar.

1. Objetivos referidos a hechos, conceptos y principios (saber):

o Adquirir un vocabulario básico de cada medio.

o Conocer las técnicas de producción de un cartel.

o Conocer el proceso de elaboración de un periódico, así como los recursos humanos y materiales que se emplean.

o Conocer el proceso de elaboración de un programa de radio, así como los recursos humanos y materiales que se emplean.

o Conocer el proceso de búsqueda de información a través de Internet.

-  Objetivos procedimentales (saber hacer):

o Desarrollar las capacidades de observación, búsqueda, selección, organización y utilización de la información a través de Internet.

o Analizar y leer carteles.

o Analizar y leer distintos tipos de prensa escrita.

o Analizar y estudiar distintos programas de radio.

o Analizar programas de televisión.

o Comentar las ideas expuestas en los distintos medios.

o Identificar problemas en el ámbito de su experiencia y comenzar con todo ello a adquirir hábitos de razonamiento objetivo, ordenado y sistemático.

o Utilizar diferentes técnicas para transmitir mensajes.

o Análisis crítico de la información y de los mensajes publicitarios recibidos a través de distintos medios. Clasificación de la publicidad por el lugar donde está (en casa, en la calle, en los espectáculos, en otros lugares), por el soporte que utilizan (prensa, radio, televisión, Internet), por los sujetos a quien se dirige (niños/as, jóvenes, personas adultas, mayores) (Educación para el consumo).

o Realización de actividades de contrapublicidad (desmitificar la publicidad), mediante la realización de cuñas publicitarias, etc. (Educación para el consumo).

-  Objetivos referidos a actitudes, valores y normas (valorar):

o Reconocer la importancia de los medios y las nuevas tecnologías en la sociedad actual.

o Valorar la necesidad de estar informado contrastando los resultados que se deducen de situaciones con información o sin ella.

o Adoptar una actitud crítica ante determinada información.

o Iniciar la toma de decisiones después de contrastar opiniones ante un mismo suceso.

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO DE EDUCACIÓN PARA EL JOVEN CONSUMIDOR: LA DIETA EQUILIBRADA.

Este proyecto muestra la participación de alumnos y profesores pertenecientes al C. P. San Miguel de Molina de Segura (Murcia) en el Certamen Europeo del Joven Consumidor, iniciativa promovida por el Parlamento Europeo - Comisión Europea y coordinada por la Dirección General de Consumo de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, y se engloba en otro más general de Educación para el Consumidor en el que este centro tiene una larga trayectoria y que se va desarrollando año tras año, pues se trata de proyectos y talleres asumidos por todo el centro y recogidos en el Proyecto Educativo como objetivo básico en el que se implican todos los niveles educativos que se imparten en el centro, desde Educación Infantil hasta Educación Secundaria Obligatoria.

Los Objetivos generales que se pretenden con el Gran Proyecto Marco de Educación para el Consumo en nuestro centro son:

• Reconocernos como seres que tienen que cubrir necesidades prioritarias y superfluas.

• Conocer nuestras responsabilidades como consumidores.

• Ser solidarios con otros consumidores.

• Entender y rechazar "el consumismo" como actitud solidaria con los que tienen menos.

• Sensibilizar y concienciar sobre los problemas del Tercer Mundo.

• Adquirir progresivamente actitudes críticas ante la "compra" y manejo del Euro en las propuestas que se llevan a cabo.

• Conocer los medios de comunicación y su poder de inducción y seducción.

• Desarrollar hábitos para ejercitar nuestros derechos y deberes como consumidores.

• Potenciar hábitos de "alimentación equilibrada".

• Establecer conexión entre los temas transversales, utilizando el consumo como eje vertebrador, por su poder motivador.

• Aprovechar las informaciones y experiencias que los alumnos tienen como consumidores, para lograr aprendizajes significativos.

• Mejorar la práctica docente con nuevos planteamientos didácticos que motiven a los alumnos en los procesos de aprendizaje.

• Desarrollar habilidades sociales permanentes como consumidores y usuarios.

Para conseguir todos estos grandes objetivos se diseñan una serie de actividades agrupadas en torno a TALLERES: Cocina, Dulces de Navidad, Juguetes, Radio, Compra, Huerto Escolar, Informática, Publicidad, Análisis de productos alimenticios en el laboratorio, Alimentación y Nutrición en la Educación del Consumidor, Rebajas y ventas por correo, Desayunos, Reciclaje, Medios de Comunicación Social.

En nuestro modelo metodológico se dan dos fases claramente diferenciadas:

-  Información:

• Observación de la realidad.

• Recogida de documentación, (oral, escrita, a través de Internet, etc.)

-  Formación:

• Análisis de los datos recogidos.

• Interpretación de los mismos.

• Toma de posición mediante debate.

• Respuesta activa y difusión en el entorno social y familiar.

Los recursos humanos que participan en el desarrollo del proyecto son: por una parte la totalidad de la plantilla del centro (32 profesores); además inciden también los grupos de Alumnos de Prácticas de Magisterio que periódicamente se encuentran en el centro, y los padres y madres, sobre todo en las etapas de Infantil y Primaria, que de forma voluntaria colaboran con los maestros/as en el desarrollo del proyecto (Taller de cocina, Tiendas, Huerto, etc.).

La participación en el Certamen Europeo del Joven Consumidor 2000-2001 tenía como objetivo mostrar distintas actividades y materiales sobre el tema "Alimentación Equilibrada" que pudiesen ser presentados a otros grupos, ya que como es sabido, la mala alimentación, desde el punto de vista del equilibrio alimenticio, de la población de los países occidentales, y en particular de los jóvenes, se está convirtiendo en un verdadero problema de salud pública.

El proceso seguido para llevarlo a cabo, se desarrolló de la siguiente forma:

1. Comunicación al Claustro sobre la participación en el certamen, con el objetivo de que el tema se trabajase a todos los niveles y grupos.

2. Comunicación a la Asociación de Padres y Consejo Escolar pidiendo su colaboración y participación a fin de que el trabajo transcendiese a toda la Comunidad Educativa.

3. Se determinó el grupo de 1º A de ESO para la participación, con 26 alumnos, aunque hubiese otras implicaciones de cursos y niveles.

4. La tutora de este grupo asumiría la coordinación, aunque el número de docentes implicados era bastante numeroso.

A continuación se desarrollaron las siguientes actividades:

a. Búsqueda de documentación a través de Internet como base del trabajo posterior y difusión de la misma de manera organizada. (Anexo de imágenes)

b. Elaboración de letra y música de dos o tres canciones para que las cantase el coro del centro. En esta actividad también participa la APA del centro aportando la letra de una de las canciones.

c. Utilización de las clases de Gran Grupo para la difusión de toda la información obtenida.

d. Realización de una colección de carteles alusivos y su exposición en los pasillos del centro.

e. Utilización de la Emisora de Radio del Colegio que emite en FM. 105’8 para la difusión por las aulas y al entorno familiar de la información relacionada con el tema.

f. Elaboración de "cuñas radiofónicas" para emitirlas por la emisora diariamente en la programación. (Anexo de imágenes).

g. Confección de programas de radio con el tema de "Dieta Equilibrada".

h. Realización de trabajos sobre "Alimentación y Nutrición" en las clases de ciencias.

i. Grabación en vídeo y posterior visionado en el Aula de Gran Grupo de las actuaciones y ensayos de los alumnos que van a ser locutores para su valoración y mejora.

CONCLUSIONES FINALES:

Como podemos apreciar en nuestra exposición, se desprende la necesidad de la Escuela de "educar al alumno desde la Sociedad de la Información para esta Sociedad de la Información", ayudándole a ser un individuo crítico, solidario y responsable ante la sociedad de consumo, fomentada en gran medida por los mass-media, que están llegando a transformar tanto nuestras vidas que nos encontramos sometidos a una crisis de valores impuesta por los cánones del consumismo.

Por tanto coincidimos con Soria (1999), al afirmar que se nos presenta un dilema a los educadores: ¿A qué hombre debemos dirigirnos al educar a los niños?.

Desde nuestro punto de vista lo ideal sería educar tanto en los valores tradicionales como en los nuevos conjuntamente al desarrollar los contenidos transversales, apostando por un avance y una utilización por parte de todos de las Nuevas Tecnologías; sabiendo discernir su utilización en función de nuestros propios intereses y no en función de lo que la sociedad de consumo nos ofrece, pudiendo utilizar los propios Medios de Comunicación de una manera activa y crítica para llegar a la educación integral con ellos, como la práctica nos lo demuestra, como instrumentos de manejo de la información en nuestras aulas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

ALVAREZ, M. (1994). La educación del consumidor: una temática curricular que hace posible la transversalización de los transversales en la práctica docente. Revista de Ciencias de la Educación, nº 159, 392-418.

ALVAREZ, N. y otros. (2000). Certamen Europeo del Joven Consumidor. Material didáctico. Salamanca, Sociedad de Artes Gráficas J. Martínez, S.L..

ARCONADA, M. (1997). Medios de comunicación, adolescencia y temas transversales. Innovación Educativa. Conferencias del II Congreso de Innovación Educativa. Santiago: Tórculo.

BONAL, X. (1996). Temas transversales. Nuevas perspectivas. En Transversalidad. Educar para la vida. Actas del primer encuentro. AA.VV., Madrid. Consejería de Educación y Ciencia de la Comunidad de Madrid, 27-39.

FERNANDEZ, J.M. (1998). Los maestros de educación primaria ante los contenidos transversales. Medios y recursos para su desarrollo. Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación, nº 11. Sevilla.

FERNANDEZ, J.M. (1999). Evaluación de materiales educativos producidos institucionalmente en educación para el consumo, en los niveles de educación primaria y E.S.O. Pixel-Bit. Revista de Medios y Educación, 13, Sevilla.

FERNANDEZ, J.M. (1999). Los valores en el marco de la Educación Primaria. Educadores, nº 189, 93-97.

FERNANDEZ, J.M. (1999). Medios de comunicación social y contenidos transversales en la Educación Primaria. En Nuevas Tecnologías en la formación flexible y a distancia. Edutec 99. Sevilla.

FERNANDEZ, J.M. y otros (1999). Formación del Consumidor: Orientaciones Didácticas. Sevilla: G.I.D. FONTCUBERTA, M de (1994). La noticia. Pistas para percibir el mundo. Barcelona. Paidos.

GUTIERREZ, M.C. (2000). La educación para el consumo en el ámbito escolar. Educadores, nº 193-194, enero-junio, 197- 203.

LUCINI, F.G. (1993). Temas transversales y educación en valores. Alauda/ Anaya, Madrid.

LUCINI, F.G. (1994). Temas transversales y áreas curriculares. Alauda/ Anaya, Madrid.

MEC. (1992). Materiales para la Reforma. Primaria: Transversales. Educación del consumidor. Madrid, MEC.

ROSALES, C. (1997). Medios para la enseñanza de las transversales. Innovación Educativa. Conferencias del II Congreso de Innovación Educativa, 1997. Santiago: Tórculo.

SORIA, M.J. (1999). Cómo tratar el tema de Educación para el consumo, como materia transversal, en los programas de Formación Ocupacional. En Nuevas Tecnologías en la formación flexible y a distancia. Edutec 99. Sevilla.

Fuente: Edutec






     
©2005 - 2012